Como vemos, los cambios en la naturaleza y en las sociedades han llegado propiciados por la fuerza del hombre, por la inteligencia y razón humanas para beneficiar la colectividad compuesta por trabajadores en cuya dignidad descansa la posibilidad de una sociedad más justa porque son mayoría, si la dignidad y fortaleza de conciencia no se desarrolla en los trabajadores, no será posible un cambio que construya una sociedad mejor.

Quiere ello decir, que mientras la estructura mental de los pueblos no desarrolle sus verdaderos potenciales fundados en el conocimiento sano y objetivo del mundo, entienda y comprenda que todos somos una sola sociedad con un interés común fundamentado materialmente por el género y por la especie y espiritualmente por la fuerza que a todos nos anima, no veremos florecer los efectos saludables de la fraternidad, sentimiento esencial para comenzar a construir patria, no la del país en que nacimos sino la del mundo en que vivimos, trabajamos y aprendemos.

Nada mejor para desarrollar la conciencia que el conocimiento profundo de los fenómenos del mundo y de la vida, para esos intereses, es necesario despojarse de intereses particulares que eliminen la desigualdad y los preconceptos o prejuicios con los cuales actuamos y concebimos la vida, para hacerlo, es necesario conocer un postulado teórico, un concepto filosófico que nos estimule a analizar y pensar, unas experiencias que evalúen ese conocimiento, nada mejor que una filosofía sin intereses particulares, un pensamiento despojado de ventajas para obtener provechos ilícitos. Cuyo único propósito sea el de señalar el camino, de exponer la verdad, la estructura de la vida y sus fenómenos sin contraprestaciones oprobiosas que denigran la libertad y dignidad humanas.

Solamente conociendo esas estructuras sobre las que se asienta la vida y sus manifestaciones, podremos llegar a ser grandes porque conoceremos la grandeza de nuestra común procedencia, para esos objetivos sanos de sana moral, la EME de la CU preparó desde el 20 de septiembre de 1911 un compendio filosófico en el que está contenido sin falta, todo el andamiaje de la vida y sus causas, diseñado para educar al hombre de todos los tiempos, para señalar el derrotero a seguir, sin temores, sin amenazas, sin prebendas, sin premios, sin castigos, ni torturas que constriñan el libre accionar de la conciencia humana. Enseña a no creer, sino a descubrir por la investigación las causas del mal familiar, ciudadano, nacional, mundial y universal, para que el hombre diseñe una política de servicio justa, equitativa cimentada en un sentimiento genuino de fraternidad por el conocimiento profundo de la vida y sus manifestaciones infinitas, más no por la creencia supersticiosa que aún habita nuestro mundo interno desde los más remotos tiempos primitivos.

Para superar este estado de lamentable cuño, escrita está toda una obra que nos ayuda en el proceso, no es la solución, pero ayuda a superar nuestros obstáculos mentales para que cada uno maneje el proceso de avance y superación de los errores. Entrega las herramientas para que construyamos el edificio de nuestro progreso con nuestras manos, las herramientas están disponibles, lo único que se requiere es la voluntad y el deseo de hacerlo, por esa razón esencial para todos los que queremos avanzar en el estudio de nosotros mismos, existe la EME de la CU cuya razón de ser es el hombre hacia el cual está dirigida su filosofía. Solamente el conocimiento racionalista que robustece la inteligencia y su conciencia podrá hacer hombres mejores que cambien el mundo para llevarlo a los estrados de una verdadera civilización.

FRATERNALMENTE

JETTRO