EL ALMA ES EL ARCHIVO-CONCIENCIA DEL HOMBRE

Escrito tomado del libro BUSCANDO A DIOS Y ASIENTO DEL DIOS AMOR capitulo 4° el hombre y sus facultades, párrafo III. EL ALMA ES EL ARCHIVO-CONCIENCIA DEL HOMBRE.

El alma racional, tomada en su definición académica, “es la entidad consciente sensible y voluntaria que preside todos los actos inteligentes del hombre”: en una palabra: ¿el hombre es hombre por el alma, sin la cual no tiene voluntad, pensamiento ni conciencia que es lo que le distingue de los irracionales que solo tienen instinto?… Tremenda se vislumbra ya la contestación; pero aún podemos observar, que el primer hombre que hemos estudiado y visto, no había el despejo y cultura que hoy tenemos y que, como dije en el párrafo anterior, tenemos hombres capaces de entender con conocimiento de causa, en todos los actos de la sociedad. Y aun suponiendo que estas aptitudes las pudiera comprender en las bibliotecas hoy repletas de libros que aquellos no tuvieron, esto significa leer el alma de los que los escribieron.  Pero es que un hombre no ha tenido tiempo material de hojear siquiera todos los libros que hablan de las funciones que entiende  y hace y con frecuencia se da el caso de encontrar grandes inteligencias sin saber siquiera leer.  Pero se dirá, que esos son hombres que han podido oír mucho y tener una privilegiada memoria y de ahí su cultura y disposición; estoy conforme con esta objeción; pero a mis objetantes puedo ya decir, que conozco uno, labriego, que apenas había salido de su pueblo exclusivamente rural y resolvía cuantos intrincados problemas quebrados y decimales se le ponían y daba su solución así: son tantas unidades y un poquito así como un pelito; y este hombre, como digo, era un hombre de campo que no había oído hablar de grandes sabios, ni asistido a conferencias científicas.

Para mí, lo que hay es que, a su inteligencia le habla otra inteligencia y se me ocurre preguntar. ¿Por qué, a menudo, se dice, “fulano posee una sabiduría innata”?… y esto, no se ha dicho de un hombre solo, sino de muchos y en todos los tiempos y apenas hay historia de hombres sabios donde el historiador no haya dicho esas palabras; lo que implica, que el fenómeno existe y es frecuente.  ¿Por qué, es esto así? ¿Qué causa hay? ¿Estudió? ¿Tenía razón el hombre primitivo en llamar la memoria de su antecesor? Pero hay más; a todos nos ocurre a menudo, ya en el trabajo, ya en el estudio, ya en la discusión y aún al simple hablar con otro, que nos atascamos en algo y al momento, nuestra mente vuela no sabemos dónde y con la rapidez del pensamiento, se reanuda la conversación.  ¿A dónde la mente fue?  ¿A quién le fue q preguntar? Y el poeta, el músico, el matemático, el ingeniero, el arquitecto, el hombre de Estado, el de justicia y todos los hombres sin distinción en nuestras dificultades y aflicciones, nos recogemos en nosotros mismos y evocamos, (sin darnos cuenta) seres que ya no están entre nosotros y en cuyo recuerdo, nos consolamos o sacamos solución a nuestras dificultades, y después de este recogimiento, de este recuerdo, salimos más y hasta seguros del éxito.  ¿Por qué es que el recuerdo de aquellos nos hacen luz en el punto que se nos obscureció o parecemos consolados? ¿A dónde fue nuestra alma por la solución y el consuelo?… porque lo cierto es, que el alma padece y goza y no la materia; porque si la materia fuese la que padece, debería padecer también cuando es cadáver, que es cuando es verdadera materia, y la ciencia y la experiencia nos dicen que, “La materia después de la muerte, no padece”. Pero yo digo, que solo cuando es cadáver es materia en verdad; no mientras está viva en el hombre y el animal, porque entonces, no es materia realmente, sino sub-conciencia de la conciencia del alma.

De todas estas razones, se desprende que, siendo el alma la que anima nuestro ser, el cuerpo humano no es, sino un instrumento del que se sirve el alma para realizar estos actos, que su centro de vida, no está en ese cuerpo; que su ciencia y sabiduría la toma en un centro que no vemos; y que el alma, sabe dónde reside ese centro, porque él acude en todos los momentos necesarios y se instruye, se consuela y se fortifica.  Ese centro, ¿Será en el que residen  las almas de los que ya no conviven en figura, con nosotros? ¿Será el cielo, el infierno, el purgatorio o el limbo, de que nos hablan las religiones?  En esto, aún soy incrédulo; pero no afirmo ni niego.  Si en el curso de mi estudio racional me lleva a la negación o a la afirmación, lo negaré o lo afirmaré.  Lo que afirmo es, que el Dios que busco, el dios que mi alma comprende y presiente no puede tener esos lugares de castigo, porque es contrario al amor que él nos demuestra en la naturaleza.

Lo que sí afirmo ya también, y doy mi sentencia condenatoria es, a todas las teorías y doctrinas materialistas, a las que por algún momento casi creí: y por todo  lo que hasta aquí estudiado, comprendo, que no tiene razón de ser, ni comprendo que haya ningún hombre que quiera proceder, ni ser animal.

Ahora bien, ese centro donde acuden nuestra almas en sus apuros, ¿Es donde residen las almas de nuestro antecesores? ¿Será ese el centro donde reside mí ya, Dios de Amor? Sigamos.

Transcribió, J. TORRES.

One thought on “EL ALMA ES EL ARCHIVO-CONCIENCIA DEL HOMBRE”

  1. todas las mentiras destruyen a pueblos enteros pero grandes maestros como joaquín trincado los vuelven a levantar sabiduria luz y verdad

Comments are closed.